Terence, de Holanda: Una vez, cuando era más joven y también más inconsciente, me encontraba en un huerto cogiendo manzanas de los árboles sin permiso. Tras tomar dos manzanas, salí del huerto por un agujero en la verja, y allí me esperaba un policía en su bicicleta, me dio un bofetón y me confiscó las manzanas. Me marché entre lágrimas de allí, pero cuando me di la vuelta, vi que el policía se estaba comiendo una de las manzanas. Llegué a casa y me puse a escuchar la canción de Jimmy Hendrix “All Along the Watchtower”. Más en dw.de/historias soundcloud.com
Jorge, de EE.UU: Nací en Perú, estudié en los estados Unidos e hice el servicio militar para los EE.UU. en Alemania. Por increíble casualidad, estuve en el mismo batallón que el famoso Elvis Presley, aunque, por supuesto, años depués. Me destinaron al sur de Alemania, en la base militar de Crailsheim, durante tres años. Durante este tiempo, yo tenía 19 años, la música yanqui de folclore me impresionó especialmente. Dos de las canciones más importantes para mí fueron: “Bridge Over Troubled Water”, de Paul Simon, y “California Dreamin’”, del grupo “The Mamas and the Papas”. Desde entonces también he sido gran fan de las dos cantantes de folk estadounidenses Joan Baez y Judy Collins. Cada vez que escucho esta música hoy día, pienso en los años sesenta, y sueño con Alemania. Más en dw.de/historias soundcloud.com
Deb, de India: La canción que más me ha inspirado y motivado es “Blowin’ in the wind”, de Bob Dylan. Cuando me siento triste o no tengo ganas de nada, la escucho de nuevo, y me sigue animando: How many roads must a man walk down, before you call him a man -……..” Más en dw.de/historias soundcloud.com Sha sha la la :)
Erich, de Tailandia: Mi juventud se desarrolló durante los años 60 y 70, y por aquel entonces lo que más me gustaba escuchar eran las canciones alemanas más populares, de artistas como por ejemplo Peter Alexsander, Roy Black, Renate Kern o Christian Anders. Aún hoy, cuando escucho música o pienso en ello, me vienen muchos recuerdos a la cabeza. Más en dw.de/historias soundcloud.com Listen to Du bist nicht allein - Roy Black by Duo-Maximo2 #np on #SoundCloud
Anneliese de Argentina: Mi marido y yo nos acabábamos de conocer, y nos dirigíamos de vuelta a Buenos Aires tras pasar un viaje fin de semana romántico en la villa termal de Gesell. Ambos estábamos tristes porque ya se habían acabado los maravillosos días que pasamos juntos. Estábamos en la autopista cuando escuchamos en la radio la canción “Candilejas”, de Julio Iglesias. De repente, mi marido giró el volante bruscamente y tomó una salida por la derecha. Me dio un beso apasionado mientras la canción seguía sonando en la radio, y me pidió que me casara con él. Por supuesto, yo dije “sí”. Y así, “Candilejas” se convirtió en nuestra canción. Más en dw.de/historias soundcloud.com Listen to Julio Iglesias - El amor by Paulo Ricardo 115 #np on #SoundCloud
Giuseppe, de Italia: Era el año 2006, y acababa de descubrir un macro concierto que iba a tener lugar en San Bernardino, una ciudad no muy lejos de Los Ángeles. Me lo pensé durante una semana, y finalmente compré una entrada y un billete de avión, ¡de Italia a Estados Unidos! Pasados dos meses, aterricé en Los Ángeles, mi personal tierra prometida, y tras dos días me encontraba en un tren de camino a San Bernardino solo con mi entrada para el concierto, una botella de agua y algo de información sobre el itinerario en mi cabeza. Por fin llegué al estadio, donde tocaron Pretty Boy Floyd, Bang Tango, Faster Pussycat, Slaughter, Cinderella y Poison… ¡Todas mis bandas favoritas juntas! Fue un concierto genial, pero al final no había manera de volver a la estación de tren. Afortunadamente, encontré una familia que fue tan amable de llevarme hasta allí en coche. Fue la mejor experiencia de mi vida, una aventura auténtica al estilo de los años 80. Más en dw.de/historias soundcloud.com 80s, New Wave, Pop & Rock (Film & TV) Pretty Boy Floyd Set The Night On Fire [Key: E- FLAT MAJOR- BPM: 128] [Instrumental Available] www.cleopatrafilmtv.com For Inquires please contact: Benn
Léon Wolfgang, de Alemania: A mediados de los años 50, yo era lo que en aquel entonces llamaban un “gamberro”, un “alborotador”: tenía entre 14 y 16 años y estaba en contra de todo lo que, en mi opinión, se interponía en mi camino. En aquel momento, en la RDA, donde yo crecí, a los jóvenes rebeldes se nos veía con malos ojos. En estos tiempos, la música y la rebeldía venían de la mano. La música era nuestra “válvula de escape” contra todo y contra todos. Fue en aquel momento cuando llegó desde Estados Unidos un nuevo género musical a Europa: el Rock’n’Roll. Todavía no estoy seguro de cómo llegué a conseguir un álbum de música oficialmente prohibido. En cualquier caso, un maravilloso día llegó a mis manos a través de una red de “conexiones” diversas un pequeño disco de vinilo hecho por una compañía llamada “Brunswick. He perdido la cuenta de las veces que ha girado ese álbum en mi tocadiscos. Desde entonces hemos cantado y bailado al ritmo de esta canción, evidentemente tras puertas y ventanas cerradas, a menudo en sótanos. Casi como si fuéramos conspiradores. Aún hoy, cuando veo el disco –que enmarqué amorosamente por motivos de seguridad-, recuerdo estos tiempos locos y los sonidos de mi juventud. Más en dw.de/historias soundcloud.com Compilation of my favs from the 50s
Yaw Anim: Era el año 2005 cuando me enamoré por primera vez. La conocí en mi biblioteca favorita de la ciudad, cuando me di cuenta de que leíamos los mismos libros. Desde entonces nos hicimos amigos, y con el tiempo nos enamoramos. Si alguien me preguntara ahora qué es el amor, para mí, Nana es la definición del verdadero amor. Era tan comprensiva que, aún si yo tenía razón, era ella la primera en decir "lo siento". Su amor fue como el cielo en la tierra para mí. Pero llegó un momento en el que se tuvo que ir a vivir con sus padres en Canadá. Yo no lo llevé muy bien, pero no le quedaba otra alternativa. Me hizo entender que me esperaría, y cuando se fue seguimos hablando por teléfono. Hasta que un día recibí la llamada que cambió mi vida. Nana había muerto en un accidente de coche. Ese día me volví loco. Fue el mismo mes en el que salió al mercado la banda sonora de mi vida: "Goodbye my lover", de James Blunt. La escuché durante todo el día, porque era la canción perfecta para mi situación. A día de hoy, sigo amando esta canción. Y cada vez que la escucho lloro, pero no puedo resistir escucharla de nuevo. Más en dw.de/historias soundcloud.com
Christine de Alemania:Nací en los años 50 y crecí con Bob Dylan, Leonard Cohen y Donovan, y solía tocar la guitarra (en la foto me pueden ver con ella) en una pequeña banda de folk. En una ocasión entramos en una competición musical, y para ello tomamos un autobús, pero aún así tuvimos que caminar una milla para llegar hasta el lugar del concurso. Era un caluroso día de verano, y tras caminar lo que nos parecieron horas, nos aterrorizó ver que el resto de las bandas ya estaban listas para tocar, con sus amplificadores, guitarras eléctricas, baterías, micrófonos y etcéteras. Tenían un aspecto muy profesional, y nosotras nos sentimos intimidadas con nuestras dos guitarras, nuestras maracas y nuestra pandereta. Aún así, tocamos en directo, pero aquel día entendimos que nuestros sueños de firmar un contrato con una compañía discográfica nunca se harían realidad. Más en dw.de/historias soundcloud.com How many roads must a man walk down Before you call him a man? How many seas must a white dove sail Before she sleeps in the sand? How many times must the cannonballs fly Before they're forever b
Kristo: Era 1972 y yo tenía 13 años cuando mi hermano mayor se compró el álbum “Smoke on the Water”, de Deep Purple. Hasta ese momento, en casa solo escuchábamos música clásica, con excepciones como Dalida, Mireille Mathieu y los Beatles. Mi hermano me advirtió: “Esta música no es para niños pequeños”. En cuanto salió de casa, me pudo la tentación, y coloqué el álbum en el tocadiscos. ¡Con las primeras notas que llegaron a mis oídos noté que el descontrol se apoderaba de mí! Comencé a subir las escaleras corriendo, me paré en el medio, me deslicé de nuevo hacia abajo, y volví a subirlas corriendo. Menos mal que no había nadie en casa. Más en dw.de/historias soundcloud.com
Agustín de México: Cuando era un pequeño, entre los ocho y nueve años, recuerdo escuchar por primera vez la sinfonía No. 9 de Beethoven. Claro que, en ese momento, no sabía ni quién era el gran Beethoven, ni sabía de sinfonías. Fue mi abuelo quien la escuchaba en sus tardes libres, y le pregunté sobre esa música. Recuerdo que me comentó qué algún día entendería el significado de la música y que con el tiempo aprendería a disfrutarla. Ahora, conociendo la vida de Beethoven, claro que la entiendo ¡y la disfruto! La música de Beethoven marcó mi niñez, mi juventud, y todavía sigo disfrutándola. Al mismo tiempo me recuerda a mi niñez y al cariño que mi abuelo me brindó. Más en dw.de/historias soundcloud.com Second movement, molto vivace. Ludwig van Beethoven composed the most beautiful music piece ever - while beeing unable to hear it; he was already deaf! Realised by Berlin Virtual Symphonics.This is a

Sign up

By signing up you agree to the Terms of Service.